domingo, 7 de septiembre de 2008

Mi mundo. Mi aire.
Mi fuego. Mi muerte.
Cada neurona
cada fragmento
de esa luz necesaria
para esconderme
en oraciones.
Mi locura.
Mis dudas
y todo lo adecuado
para sentir que soy.
Ausencia.
Sólo polvo
en manos de la poesía.
Mi Poesía.

2 comentarios:

Asterión dijo...

Hola, Byron:

Puse la reseña crítica de Preguntar el aire en el blog: www.asterion9.blogspot.com, para que te des la vuelta y regués la bola.

Y respecto a estos dos poemas que pusiste aquí, pues muy bien, por ahi vas mejor. Olvidate para siempre de las "dos piezas de pollo" (al principio gustan mucho, pero después uno queda con ganas de comida de verdad).

Saludos,

Gustavo

tatiana dijo...

Hola!

Gracias una vez màs por el regalo, anoche estuve leyendo e intente contestarme tus preguntas, muchas son las mías también!
Este tipo de sorpresas inesperadas que llegan a tus manos, siempre son las mejores...

Tatiana.